Mesa de Diálogos “Todos los días son 8 de marzo”

Prácticamente en todo el mundo se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Y si este día existe como conmemoración, es porque detrás de él hay muchísima historia, una historia protagonizada por mujeres cuyas luchas y victorias en favor de la mujer y sus derechos de igualdad en relación con el hombre, su natural contraparte,  están cargadas de innumerables vicisitudes, muchas de ellas trágicas, y que -aún a costa de sus vidas-  abrieron brecha, sumidas hoy muchas de ellas por la ingratitud en el anonimato y el olvido.

En la actualidad no son pocas las mujeres que continúan con lo que hicieron sus predecesoras, y que en pleno siglo XXI, siguen luchando y sufriendo en carne propia por los detractores de su lucha.

Y peor aún, en muchos de esos casos, por la indiferencia, la omisión y la indolencia de las propias mujeres.

Desde tiempos muy antiguos, la historia nos habla de mujeres insumisas ante la discriminación de género, que no les permitía participar en actividades reservadas exclusivamente para los varones.

Aristófanes, comediográfo y pacifista del s. IV a.C., a través de Lisastrata, personaje de una comedia del mismo nombre, propone a todas las mujeres de Grecia una huelga sexual para lograr de esa manera poner fin a la Guerra del Peloponeso.

Hypatia, (s. IV-V d.C), es considerada la primera mujer científica, maestra de matemáticas y de filosofía, directora de la gran Biblioteca de Alejandría. Una de sus grandes frases fue “Mantén tu derecho a pensar porque incluso pensar equivocadamente, es mejor que no pensar en absoluto”.

En México, tenemos muchos ejemplos de valientes mujeres activistas. Por nombrar algunas de fines del siglo XIX y principio del s. XX:

Elvia Carrillo Puerto, quien en 1916 en Yucatán, organizó y llevó a cabo el primero congreso feminista.

Concha Michel y Juana Belén, ensayistas, compositoras y periodistas, fundadoras de “La República femenina”. Y así, un largo etcétera.

Por todas ellas y como un agradecimiento a su lucha por la igualdad, es que las mujeres -y también los hombres, pues las luchas feministas buscan mejores circunstancias de vida e igualdad para ambos sexos-, no debemos dejar de recordar este día.